Boeing ofrece su avión de entrenamiento T-7A para sustituir al T-45 Goshawk de la Marina.

Boeing Co. está en conversaciones para reemplazar el envejecido avión de entrenamiento T-45 Goshawk de la Marina de Estados Unidos por el avión T-7A Redhawk de la compañía, afirmó el martes un alto ejecutivo.

Chuck Dabundo, vicepresidente y director del programa T-7 de la división de ataque, vigilancia y movilidad de Boeing, dijo a los periodistas durante un evento virtual que la compañía ha presentado las capacidades del T-7 y cómo podría ayudar a mejorar el plan de formación de la Marina.

“Ahora mismo no hay ningún programa registrado, [pero] tengo la esperanza de que podamos desempeñar un papel en los sistemas de entrenamiento de la Marina”, dijo Dabundo.

La Fuerza Aérea de Estados Unidos eligió el programa T-7 para reemplazar su flota de T-38 Talon fabricados por Northrop Grumman. Y hay interés por parte de clientes internacionales por variantes del T-7, “quizá alguna con capacidades tácticas”, apuntó Dabundo.

En septiembre de 2018, La Fuerza Aérea adjudicó a Boeing un contrato de 9.200 millones de dólares para construir un avión de reemplazo, con el nombre de trabajo T-X. En 2019, el servicio rebautizó el T-X como T-7A Redhawk, llamado así en honor a los aviadores de Tuskegee. El T-7 se construye en colaboración con la sueca Saab.

Se espera que el primer T-7A se entregue en 2023, junto con nuevos simuladores de entrenamiento de vuelo. La Fuerza Aérea se ha comprometido a comprar 351 aviones T-7A, 46 simuladores y equipos terrestres asociados.

Dabundo dijo que las pruebas del T-7 comenzarán en la Base Aérea Edwards (California), sede del Centro de Pruebas de la Fuerza Aérea, este verano. La empresa ha construido dos aviones que servirán de banco de pruebas para el programa. Añadió que la producción aumentará a unos cuatro o cinco aviones al mes durante los tres primeros años del proyecto.

El pasado mes de mayo, la Marina publicó una solicitud inicial de información sobre un avión de entrenamiento en tierra para su programa Undergraduate Jet Training System. El servicio dijo que necesita un avión biplaza con asientos eyectables y una forma de que los pilotos practiquen los aterrizajes en el portaaviones, según la solicitud, como informó FlightGlobal.

Sin embargo, la Marina no prevé adquirir un entrenador que pueda realizar aterrizajes detenidos o lanzamientos con catapulta desde portaaviones, un cambio respecto a su actual flota de T-45, según la convocatoria.

La edad media de los aviones Goshawk de la Armada es de 20 años, y algunos de sus primeros modelos datan de finales de la década de 1980.

En 2017, salieron a la luz informes de que unos 100 pilotos instructores de T-45 se habían negado a volar, citando problemas de seguridad con la aeronave que hacían que los pilotos experimentaran episodios fisiológicos de hipoxia -o desorientación- durante el vuelo. Los eventos relacionados con la hipoxia han plagado a las comunidades de T-45 y F/A-18 Super Hornet desde 2012, según un informe de 2017 de Fox News.

La Armada ordenó una pausa temporal en todos los vuelos de entrenamiento del T-45 debido a los episodios en la cabina. Después de estudiar el asunto, los funcionarios en 2020 dijeron que habían sido capaces de disminuir sustancialmente el número de episodios fisiológicos en el avión a pesar de no encontrar una causa raíz para el problema.

Los equipos de investigación descubrieron que los pilotos del T-45 eran más propensos a experimentar un incidente relacionado con el oxígeno, mientras que los pilotos del F-18 se encontraban con episodios de cambio de presión y de anomalías de oxígeno.

Oriana Pawlyk

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.