Los F-22 retirados deben ir a Japón, no al cementerio.

El Pentágono quiere desechar los cazas, no mejorarlos, pero todavía pueden desempeñar un importante papel disuasorio en el Pacífico contra China.

El Pentágono quiere retirar dos docenas de F-22 en lugar de actualizarlos, y el Departamento de Defensa afirma que puede utilizar los aproximadamente 1.000 millones de dólares ahorrados para mejorar sus fuerzas en otros lugares.

Pero estos F-22 son muy importantes y enviarlos a la jubilación cuando pueden ser un elemento disuasorio muy eficaz para otros es potencialmente un gran error. Japón (al igual que Israel) lleva mucho tiempo queriendo tener F-22, que pueden desempeñar un importante papel disuasorio en el Pacífico y desafiar casi cualquier cosa que China les lance.

Si se retiran del servicio, estas dos docenas de F-22 irán al cementerio de la base de la Fuerza Aérea Davis-Monthan en Tucson, Arizona. Allí se pudrirán lentamente al sol y algunas de sus piezas podrán ser recuperadas por la Fuerza Aérea.

Aviones estacionados en la Base de la Fuerza Aérea Davis-Monthan.

El F-22 es un avión muy capaz y muy caro. A estrenar, el coste de vuelo era de 120 millones de dólares cuando el primer avión entró en servicio en 2005. Traducido a dólares actuales, el coste de uno nuevo sería de 182 millones de dólares.

Pero el coste por avión debe incluir también la investigación y el desarrollo, lo que elevaría el coste de 2005 a 334 millones de dólares, o 507 millones en dólares de 2022.

Calculado así, el valor de las dos docenas de aviones F-22 que las Fuerzas Aéreas quieren retirar es de unos 12.200 millones de dólares -suponiendo que estuvieran en buen estado, que no lo están.

Las Fuerzas Aéreas han admitido que el coste de la modernización de todos los F-22 previstos para la jubilación sería de apenas 1.000 millones de dólares, una fracción de la inversión realizada hasta ahora.

Sólo Estados Unidos tiene el F-22 y sigue siendo un caza de superioridad aérea de importancia crucial.

El F-22 tiene una serie de ventajas en comparación con el más barato y táctico F-35. Para empezar, el F-22 tiene una sección transversal de radar más pequeña que el F-35, lo que a veces se denomina semidesconocimiento. Además, el F-22:

  • es mucho más maniobrable que el F-35,
  • tiene una mejor relación empuje-peso,
  • tiene dos motores en lugar de uno (un importante factor de seguridad),
  • tiene mayor potencia de fuego porque el F-22 es una plataforma mucho más grande y, puede operar a un techo más alto.

De nuevo, puede servir como caza de superioridad aérea, cosa que el F-35 no es. Mientras que el F-35 es uno de los más lentos de los cazas modernos, con una velocidad de 1,6 Mach, el F-22 es uno de los más rápidos, con 2,25 Mach.

El hecho de que el F-22 no sea tan moderno hace que la lista sea más corta:

  • No tiene la electrónica y los ordenadores más avanzados del F-35 y, por tanto, es menos adecuado para las operaciones centradas en la red,
  • No lleva ciertos tipos de armas (aunque puede ser modificado para ello).
Los miembros del equipo de demostración del F-35 Lightning II corren a sus posiciones durante el espectáculo en tierra en el Defensores de la Libertad Air & Space Show en la Base de la Fuerza Aérea de Barksdale, Luisiana,

Pero la característica más importante del F-22 es, con mucho, que puede derribar las defensas aéreas y los radares del enemigo, así como ganar en el combate aire-aire, despejando el camino para que los cazas no furtivos, los cazabombarderos y los bombarderos convencionales eliminen los activos del enemigo, como las bases de lanzamiento de misiles y los centros de mando.

El F-22 es claramente la envidia de los militares chinos y a China le costaría mucho rechazar un ataque de los F-22.

Así que surge la pregunta: ¿Por qué no mejorar los F-22 propuestos para ser retirados y ofrecerlos a los aliados de Estados Unidos, especialmente a Japón? La presencia a tiempo completo de los F-22 en territorio japonés haría que China se pensara dos veces su posibilidad de ganar si, por ejemplo, estallara un conflicto sobre Taiwán o las islas Senkaku.

Una posible barrera es una ley de 1999 que decía que Estados Unidos no podía desarrollar una versión de exportación del F-22. Por supuesto, el F-22 ya está desarrollado y las actualizaciones serían las mismas que para los F-22 de la flota. Aun así, la ley de 1999 suele interpretarse como una presunción contra cualquier exportación del avión.

Originalmente, esa cláusula adicional de 1999 a la legislación de defensa de EE.UU. era para evitar que los adversarios pusieran sus manos en el F-22 y explotaran su tecnología. Pero China ya ha robado todos los planos relevantes del F-22. Aun así, es probable que los chinos carezcan de la tecnología necesaria para competir con el F-22.

Su mejor intento es el Chengdu J-20, que ya está desplegado pero que también sigue siendo un trabajo en curso. Todo lo que sabemos sobre él es confidencial, pero la mayoría de los expertos dicen que los motores del J-20, entre otros componentes, no son ni de lejos tan buenos como los motores Pratt and Whitney F119 del F-22.

En la actualidad, el J-20 utiliza motores Shenyang Lining WS-10C, y existe un plan de actualización a un nuevo motor, el Xian WS-15. Pero poco se sabe sobre la fiabilidad de los motores chinos, o incluso si funcionan como se anuncia.

El caza furtivo J-20 de China no ha sido probado en gran medida

En cualquier caso, aunque el J-20 fuera tan bueno como el F-22, si los F-22 de fabricación estadounidense no están en la región, será un reto para Japón seguir en la lucha. O bien Estados Unidos tendrá que desplegar sus propios F-22 en todo momento en Japón, o bien dar a Tokio la capacidad de igualar a los chinos proporcionando los F-22.

Por muy poco dinero, Japón -si consigue los F-22 que, de otro modo, irían a parar a la chatarra- tendría un ecualizador en la región, de considerable importancia estratégica.

Actualmente, Estados Unidos y sus aliados se ven desafiados por China y mantener el equilibrio de poder resulta cada vez más difícil. Una simple enmienda a la legislación estadounidense permitiría a Japón obtener los F-22 retirados, suponiendo, por supuesto, que los japoneses los quieran.

Ya que los querían antes, ahora es el momento adecuado para que los japoneses vuelvan a pedirlos.

Stephen Bryens

7 thoughts on “Los F-22 retirados deben ir a Japón, no al cementerio.

  • el 19 septiembre, 2022 a las 10:02
    Permalink

    Es la misma discusión que con la retirada de los submarinos Clase Los Angeles. Por relativamente poca cantidad de dinero pueden actualizarse y transferirse a un país aliado (Australia, Japón, Corea) que se comprometa a operarlos e integrarse en la estrategia de EEUU. En el caso de Japón los F-22 son cazas puros, lo que ayuda ya que Japón basa oficialmente sus fuerzas armadas en la base de la autodefensa. Pero no sé si políticamente estará 100% alineado siempre con EE.UU. El problema que veo es que si la USAF retira los aviones no va a aceptar cambiar de idea porque mañana el Congreso les puede recordar esto y obligarles a hacer lo mismo en otros casos.

    Respuesta
  • el 19 septiembre, 2022 a las 10:11
    Permalink

    El costo es unos 40 millones por avión…….. si aumenta el número de horas de uso y disminuyen algo los costes de mantenimiento no parece una mala opción hasta que su sucesor esté más perfilado…..

    Respuesta
    • el 19 septiembre, 2022 a las 11:36
      Permalink

      Son 24 cazas. Aunque obviamente el producto resultante de actualizarlo sería un gran activo para cualquiera de esos tres países, sobre todo por facilitar la compra de más en el futuro, a EEUU difícilmente le interesa.

      Quizás en el caso Australiano, pero a Corea del Sur o Japón, que tienen sus propios planes para cazas avanzados, les estarían dando la tecnología del F-22 a cambio de que operen dos docenas. Y en el caso Japonés, podría presentar problemas en proyectos con terceros.

      Respuesta
  • el 19 septiembre, 2022 a las 11:48
    Permalink

    El problema se llama Israel. A ver cómo le vendes la idea que a Japón sí y a ellos no.

    Porque Israel seguro que paga de su bolsillo los 1000 millones de actualización si se los vendes después baratos.

    Respuesta
    • el 19 septiembre, 2022 a las 14:23
      Permalink

      A Israel me extrañaría mucho menos, les dejan trastear con los cazas a su gusto, y en su escenario les ofrecería más que a Corea del Sur o Japón, por la cercanía de sus adversarios en Oriente Medio. Sobre todo si Irán moderniza su fuerza aérea con aviones Sukho y siguen modernizándose las defensas antiaéreas de la zona (Siria, Irán, Irak, Egipto)

      Dos docenas de F-22 marcan más diferencia allí que en Japón/Corea.

      Respuesta
  • el 19 septiembre, 2022 a las 15:09
    Permalink

    Y en caso de no querer venderlos siempre pueden negociar tener un escuadrón permanente destinado en dicho país por X años, renovable mientras a ambas partes les interese.

    O ven muy cercana la sustitución del F-22 por su sucesor y quieren empezar su retirada, o la ven tan lejana que quieren tener una veintena de aparatos en reserva para cuando el resto tengan demasiadas horas de vuelo acumuladas para seguir utilizándolos tener reemplazo.

    Respuesta
  • el 21 septiembre, 2022 a las 00:30
    Permalink

    Otra opción interesante, sería que estos veinte aparatos fuesen adquiridos por la OTAN y dedicarlos exclusivamente a las misiones de policía aérea de las zonas calientes en las fronteras de la alianza (países bálticos etc…). Podrían estar basados en un país europeo y desde hay desplegarlos donde se necesiten. Es posible incluso que los costes de formación de pilotos, mecánicos etc.. fuesen menores a al ser compartido el gasto tal y como se hace con los Sentry o los MRTT. Tal vez alguien piense que utilizar un F22 como policía aérea es un desperdicio es posible que tenga razón. Pero si se trata de superioridad aérea hay está el F22. Es una idea así a bote pronto pero la verdad es que siendo un poquito egoísta, prefiero esos aparatos protegiendo Europa que Japón, Taiwán o Israel.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.