Una vez llamado el ‘avión maldito’, los Rafale resurgen de las cenizas y rescatan el orgullo francés.

El Dassault Rafale, que en su día fue calificado de “avión maldito”, se ha convertido en una de las marcas de aviones de combate más codiciadas del mundo. El reciente acuerdo entre Francia y los Emiratos Árabes Unidos para la compra de 80 Rafale ha aumentado la reputación y la credibilidad de los aviones franceses.

Hubo momentos en los que los dirigentes políticos franceses tuvieron que entablar amplios diálogos y negociaciones para obtener un único pedido de exportación. En varias ocasiones, el avión de combate estuvo a punto de conseguir el primer pedido de exportación, para quedarse corto en la última etapa. Sin embargo, no se puede negar que el Dassault Rafale está ahora en racha.

A pesar de su larga incapacidad para atraer a los clientes extranjeros, el avión de combate “omnicanal” de 4,5 generación está consiguiendo una gran tracción en el mercado debido a sus capacidades operativas.

El primer prototipo del Rafale, que realizó su vuelo inaugural en julio de 1986, fue aclamado como un avión de combate verdaderamente moderno. Su potente tecnología de vigilancia electrónica y de interferencia, así como su radar de escaneo electrónico, lo convirtieron en un avión de clase mundial.

Dassault Rafale – Los primeros contratiempos

Al principio, Dassault no pudo exportar el Rafale fuera de Francia. Los aviones Mirage de la compañía fueron muy populares en los años 70, pero el Rafale no tuvo el mismo éxito. El hecho de que fuera más caro que sus rivales estadounidenses fue un obstáculo clave para sus perspectivas de exportación.

Según un documento publicado por la Universidad de Toulon en 2011, el valor de mercado del Rafale era de unos 100 millones de euros, lo que lo situaba entre los cazas más caros del mundo. Sus rivales, como el Eurofighter europeo, el Gripen sueco y los aviones estadounidenses, suelen venderse por menos de 100 millones de euros.

Se dice que Francia ha gastado más de 50.000 millones de dólares en el desarrollo del Rafale, una gran suma para un país que gasta aproximadamente 60.000 millones de dólares en defensa cada año. Esto se convirtió en un problema importante durante el mandato del entonces presidente Nicolas Sarkozy, ya que el país se enfrentaba a dificultades económicas.

Desde 2006, Francia ha estado volando los cazas Rafale, que demostraron su capacidad de combate en Afganistán, Libia y Mali.

Dassault sufrió reveses en Brasil, Libia, Marruecos y Suiza después de que el Rafale no lograra superar a sus competidores. Sufrió una serie de fracasos en las licitaciones de exportación, lo que agravó la situación hasta el punto de que, en 2011, el ministro de Defensa de Francia indicó que, si no surgían compradores extranjeros, podría detenerse la producción del caza Rafale.

Motor M88 Rafale

La República de Corea eligió el F-15K Slam Eagle frente a rivales como Dassault en 2002. Ante la preocupación por la compatibilidad con los aviones estadounidenses, las conversaciones con el departamento de defensa canadiense se interrumpieron en 2005. Ese mismo año, tras una reñida carrera, Singapur eligió el F-15SG Strike Eagle.

Una venta a Marruecos en 2007 fracasó en favor del F-16C/D. En 2011, Suiza eligió el Gripen, mientras que Omán encargó 12 Typhoons en 2012.

Brasil eligió el Gripen en 2013 tras un proceso de selección de cinco años. Todo ello fue considerado como una gran decepción para Francia, ya que los países estaban eligiendo el F-15K Slam Eagle, el F-15SG Strike Eagle, el F-16C/D, el Gripen y el Typhoon en lugar del Rafale.

Egipto, un salvador

En 2015, Francia consiguió por fin un comprador para su caza Rafale tras años de búsqueda. Egipto encargó 24 aviones, anunciados por el entonces presidente François Hollande, en una operación de 5.200 millones de euros (5.900 millones de dólares). En mayo de 2021, El Cairo compró otros 30 aviones a Francia, con lo que el número total de Rafale con la Fuerza Aérea egipcia asciende a 54.

Rafales en vuelo

El Ministerio de Defensa egipcio declaró entonces que la nueva adquisición se pagaría a través de un préstamo durante un período de al menos 10 años, pero no proporcionó otros detalles.

Los nuevos Rafale están valorados en unos 4.500 millones de dólares. Dassault obtuvo el contrato por encima del F-16 como el caza más sofisticado de Egipto. Se trata de un acontecimiento importante, ya que Egipto mantiene desde hace tiempo una relación especial con los F-16, y es el cuarto operador mundial del Fighting Falcon.

Según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo, Egipto es el tercer importador de armas del mundo, por detrás de Arabia Saudí e India. Sus ventas de armas han aumentado un 136% en la última década, y ha ampliado sus adquisiciones más allá de Estados Unidos, encargando equipos militares a Francia, Alemania y Rusia. 

El acuerdo Rafale despertó preocupaciones en relación con los abusos de los derechos humanos por parte de Egipto, sin embargo, el presidente francés Emmanuel Macron dijo que no vincularía la transferencia de armas a Egipto con cuestiones de derechos humanos porque no quería poner en peligro la capacidad de El Cairo para combatir las amenazas regionales.

Dassault se embolsa una serie de acuerdos

El programa de modernización de la fuerza aérea de Qatar comenzó en 2015. Acordó la compra de 24 jets polivalentes Rafale a Dassault Aviation por 6.000 millones de dólares. En 2018, se encargaron otros 12 Rafale, con lo que el número total de Rafale asciende a 36. Qatar también tiene la opción de comprar otros 36 Rafale.

Grecia se convirtió en el primer comprador europeo de los Rafale franceses en enero de 2021, cuando cerró un acuerdo de 2.800 millones de dólares para adquirir 18 aviones de combate. Grecia comprará 12 aviones de segunda mano del inventario de la Fuerza Aérea francesa y 6 aviones nuevos para finales de 2022 según los términos del acuerdo.

Como ya informó EurAsian Times, Francia y Croacia también han firmado un acuerdo para comprar 12 cazas Rafale por casi mil millones de euros.

El acuerdo de Estado a Estado incluye la transferencia de 12 aviones de combate Rafale y sus componentes de la Fuerza Aérea francesa, así como la formación de la Fuerza Aérea croata. El contrato de apoyo logístico cubrirá todos los recursos y piezas de repuesto adicionales para estos aviones durante un periodo de tres años.

Cazas Rafale para la India

En 2015, el primer ministro indio Narendra Modi anunció el histórico acuerdo de defensa con Dassault Aviation para la compra de 36 cazas Rafale. Fabricantes de todo el mundo habían participado en la lucrativa licitación de las fuerzas aéreas de la India.

Los F-16 de Lockheed Martin, los F/A-18 de Boeing, el Eurofighter Typhoon, el MiG-35 de Rusia, el Gripen de Saab y el Rafale de Dassault estaban entre los candidatos. La IAF probó cada uno de estos aviones, y dos de ellos -el Eurofighter Typhoon y el Dassault Rafale- fueron preseleccionados tras un examen exhaustivo de las ofertas.

Dassault ganó el contrato de suministro de 126 aviones de combate porque fue la oferta más baja y se dijo que los aviones eran fáciles de mantener. En 2012, la parte india y Dassault iniciaron conversaciones tras la adjudicación del contrato a Rafale. Inicialmente, India planeaba comprar 126 aviones, pero el número se redujo a 36 posteriormente.

Además, Dassault se considera un fuerte competidor para el contrato MMRCA 2.0 de la IAF, en el que vuelve a enfrentarse a los mismos competidores y se presenta como el favorito de la IAF.

Incluso la Marina india también está buscando cazas de combate polivalentes y, al parecer, está considerando la posibilidad de combinar el concurso de adquisición junto con el concurso de la IAF para 114 cazas que está en marcha.

Fuerza Aérea francesa Rafale B en vuelo

El Rafale Marine (versión naval de los Rafale) se enfrenta a los F-18 Super Hornets para conseguir el contrato de la Armada india. La solicitud de interés (RFI) para los cazas navales se publicó en enero de 2017 tras largos retrasos y fallos técnicos en la construcción de los HAL-Tejas autóctonos para la Marina.

Los EAU se convierten en el mayor comprador

Dassault Aviation ha recibido un pedido masivo de los Emiratos Árabes Unidos de 80 cazas polivalentes Rafale. El contrato se venía gestando desde hace tiempo, y el interés de los emiratíes por el Rafale se remonta al menos a 2009.

El contrato del Rafale asciende a un total de 16.000 millones de dólares, incluido el coste del armamento adicional de los aviones. Estos contratos forman parte de un paquete más amplio de armamento francés de 19.000 millones de dólares para los EAU, que incluye 12 helicópteros de transporte militar Airbus H225M Caracal.

“Este contrato es el resultado de una movilización total por parte de Dassault Aviation junto a la Fuerza Aérea de los Emiratos Árabes Unidos y se produce tras una relación de confianza de más de 45 años entre los Emiratos Árabes Unidos y nuestra empresa, construida sobre la familia de aviones de combate Mirage, en particular el Mirage, cuya modernización comenzó hace dos años”, dijo Dassault en una declaración a la prensa.

La Fuerza Aérea y la Defensa Aérea de los Emiratos Árabes Unidos serán los primeros destinatarios de la exportación del Rafale de estándar F4. La actual versión F4 del Rafale forma parte de un proceso de mejora continua, y está adaptada para el combate en red, con nuevos enlaces de datos por satélite e intravuelo, así como un servidor de comunicaciones y una radio definida por software.

Aparte de eso, el radar, el sistema electro-óptico y la pantalla montada en el casco han sido mejorados en el F4. El misil aire-aire Mica NG y la versión de 2.200 libras del arma modular aire-tierra AASM son algunas de las nuevas armas que se están integrando. Aunque se prevé que algunas de las funciones del F4 estén disponibles ya el año que viene, está previsto que el estándar sea completamente operativo en 2024.

El contrato con los EAU supone un espaldarazo para la industria aeroespacial francesa, en particular para el caza Rafale, que ahora cuenta con seis compradores extranjeros.

Además, Dassault Aviation estaba atrapada en un bucle sin fin y necesitaba más pedidos para que las economías de escala le permitieran vender a un precio más bajo, pero los países dudaban en comprometerse debido al alto coste. Con el pedido de 80 aviones por parte de los EAU, Dassault Aviation podrá ofrecer propuestas más atractivas a otros posibles compradores.

Indonesia: ¿Un cliente potencial de los Rafale?

Otro cliente potencial que se ha relacionado recientemente es Indonesia. Aunque Francia no tiene una larga tradición de transferencias de armas sustanciales a Indonesia, la industria militar del país ha estado avanzando en los últimos años, incluyendo la entrega de otros ocho helicópteros de búsqueda y rescate de combate Airbus Helicopters H225M a la Fuerza Aérea de Indonesia en 2019.

Es evidente que el país está ansioso por añadir un nuevo caza a su arsenal para contribuir a su modernización. La flota de cazas de la Fuerza Aérea de Indonesia consta de ocho cazas F-16A/B Block 15OCU que fueron entregados en 1989, así como de 23 F-16C/D actualizados. Uno de ellos se estrelló en 2015.

Además de estos aviones suministrados por EE.UU., la Fuerza Aérea de Indonesia opera cinco Su-27SK monoplaza, dos Su-30MK biplaza y nueve Su-30MK2 biplaza. Se esperaba que Yakarta adquiriera la última variante multirol, monoplaza, del Su-35, y se informó de la firma de un acuerdo de 1.100 millones de dólares por 11 aviones en julio de 2017.

Por otro lado, se dice que Estados Unidos ha presionado a Yakarta para que abandone el acuerdo con Moscú, amenazando con sanciones en el proceso. En tal caso, Indonesia podría optar por los Rafale.

El Rafale no se enfrenta a ningún obstáculo estadounidense

El principal atractivo del avión Rafale es que evita cualquier posible bloqueo estadounidense. Estados Unidos vende armas bajo términos muy rigurosos, incluyendo cómo y dónde deben ser utilizadas. El hecho de que los franceses sean a menudo ferozmente independientes en comparación con algunos de los países más grandes puede ofrecer una ventaja al usuario del Rafale.

A pesar de que otros fabricantes de armas, en particular los estadounidenses, se han esforzado por reducir los costes y aumentar el consenso político mediante el desarrollo de cadenas de suministro globales, Francia quiere mantener su propia base militar-industrial.

El contribuyente francés pagará más por ello, pero las Fuerzas Aéreas de todo el mundo pueden considerarlo un beneficio: en lugar de preocuparse por mantener conexiones con varias naciones, casi todos los componentes del Rafale se obtienen en Francia, lo que facilita la logística.

El Eurofighter es un esfuerzo de colaboración en el que participan cuatro líneas de producción diferentes. Esto podría dar lugar a muchas complicaciones en el futuro para alguien como India, especialmente cuando Nueva Delhi pueda exigir el establecimiento de una línea de fabricación, la producción local o la transferencia de tecnología. Francia, por tanto, tiene una clara ventaja sobre alguien como Eurofighter o SAAB.

Ashish Danqwal

4 thoughts on “Una vez llamado el ‘avión maldito’, los Rafale resurgen de las cenizas y rescatan el orgullo francés.

  • el 13 diciembre, 2021 a las 07:30
    Permalink

    Indudablemente se han unido varias circunstancias: menos obstáculos políticos para su utilización, créditos blandos, y los ya conocidos problemas y altos costos de mantenimiento de los f35, e imagino que los cambios en la política interna de EEUU también pesan lo suyo…

    Respuesta
  • el 13 diciembre, 2021 a las 13:02
    Permalink

    Recuerdo cuando hace dos decadas no vendían nada por caro y hoy en cambio casi como si fuesen rosquillas. Hay que admitir que algo han hecho bien.

    Respuesta
    • el 13 diciembre, 2021 a las 16:14
      Permalink

      el mismo Tribunal de Cuentas francés declaró en 2009 que el coste de cada avión era de 142 millones de dólares mientras se ofrece en el mercado por debajo de los 100 millones como el caso de Croacia, aparte de los créditos blandos garantizados a la banca francesa por el gobierno casi al 90%, el Estado asume los gastos de desarrollo y la financiación y luego se vende por lo que el mercado te deja vender, en fin el contribuyente francés sabrá lo que va a costar de su bolsillo rearmar a unos cuantos países extranjeros, la grandeur cuesta dinero

      Respuesta
      • el 14 diciembre, 2021 a las 13:26
        Permalink

        Si es asi lo que dices la reduccion de costes y los prestamos blandos para adquirir este avion por parte de estos paises les ha salido bien, tiene sentido que paises en los cuales aviones como el Mirage han operado en su fuerza aerea y por ende la integracion de estos Rafale puede ser mas sencilla sin contar que cierto armamento puede ser compatible con este nuevo avion.

        Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.