Anticipándose a la guerra con China, la Fuerza Aérea de EE. UU. se extiende por el Pacífico.

Durante años, la Fuerza Aérea de Estados Unidos concentró sus aviones de guerra en sólo dos bases en el Pacífico occidental: para los cazas, la Base de la Fuerza Aérea de Kadena, en la prefectura japonesa de Okinawa; y para los bombarderos y grandes aviones de apoyo, la Base de la Fuerza Aérea de Andersen, en Guam.

Pekín observó estas megabases e ideó una estrategia sencilla para suprimir el poder aéreo estadounidense en la región. Construir un par de miles de misiles balísticos no nucleares y, en tiempos de guerra, lanzarlos contra las bases hasta que sus pistas, plataformas, hangares, depósitos de combustible y almacenes no sean más que cráteres.

Después de años de acumulación, la fuerza de cohetes china posee alrededor de 1.300 misiles lanzados desde tierra con suficiente alcance para alcanzar Kadena y Andersen desde la China continental.

La USAF es muy consciente de la amenaza. Tiene su propio plan para esquivar las andanadas de misiles. La idea es repartir cientos de aviones de guerra en docenas de bases potencialmente más pequeñas, diluyendo así el poder de ataque de la fuerza de cohetes de China.

La Fuerza Aérea no dice exactamente qué bases forman parte de su plan, pero es posible hacer conjeturas. Los territorios estadounidenses y los pequeños países insulares ofrecen las instalaciones más fiables. Podría decirse que las bases más importantes -en Filipinas- sólo son accesibles por capricho del voluble presidente de ese país.

El mapa de la red de bases en expansión de la USAF también revela las posibles lagunas en los aeródromos del servicio, sobre todo en el Mar de Filipinas, al este de Taiwán. En ese vacío, la Flota del Pacífico de Estados Unidos podría echar una mano a su servicio hermano y desplegar algunos de sus 10 portaaviones y buques de asalto de gran cubierta.

La Fuerza Aérea mantiene una lista maestra de lo que el general Kenneth Wilsbach, jefe de las Fuerzas Aéreas del Pacífico, describió como “cada pieza de hormigón” en la región del Pacífico.

“Tenemos un plan para todos esos aeródromos, y algunos de ellos cumplen los criterios y por lo tanto forman parte de lo que llamamos ‘clusters'”, dijo Wilsbach a la revista Air Force Magazine el año pasado. Algunas de las bases son centros principales de la red; otras son radios.

Las aeronaves, el combustible, las armas y los suministros -por no hablar de las personas- se desplazan a través de los centros a las bases radiales más pequeñas. Cuanto más a menudo se muevan las personas y las cosas, más seguros estarán de los cohetes chinos. Esa es la teoría.

Una sopa de letras de conceptos sustenta la nueva red de bases. La práctica de dividir los escuadrones de cazas de 20 aviones y dispersar pequeños destacamentos de aviones a las bases periféricas se denomina Agile Combat Employment, o ACE. Los escuadrones de bombarderos están practicando su propia dispersión como parte de la nueva operación Bomber Task Force, o BTF.

La Fuerza Aérea tiene previsto reforzar los aeródromos más austeros con conjuntos de equipos preempaquetados en el marco del llamado Sistema de Bases Aéreas Desplegables, o DABS.

Para trasladar las municiones a lo largo de la red de bases, la rama de vuelo ha desarrollado un procedimiento que denomina “ferry táctico”, o “tac-ferry”, por el que un caza como un F-15E carga más bombas de las que podría utilizar en combate y las entrega en el pequeño aeródromo desde el que va a volar. En esencia, se guardan las armas para después.

Palau, Micronesia y las Marianas -todos ellos pequeños países insulares del Pacífico medio- están dispuestos a acoger a las fuerzas estadounidenses. Esto añade al menos otra media docena de pistas de aterrizaje a la lista de la USAF. La Fuerza Aérea ya realiza periódicamente escalas de bombarderos en Darwin (Australia). Añádase también a la lista.

Menos seguras son las pistas de aterrizaje más cercanas a China y a la zona de guerra más probable, Taiwán. Todas están en Filipinas: la base aérea de Clark y la isla de Thitu son dos buenos ejemplos. Antes de la elección del volátil hombre fuerte Rodrigo Duterte en 2016, la USAF probablemente podría contar con las bases filipinas durante un enfrentamiento con China.

Pero Duterte ha cortejado a China y criticado a Estados Unidos. Su administración no es un aliado fiable de Estados Unidos. Cuando Duterte deje el cargo en 2022, las relaciones entre Estados Unidos y Filipinas podrían cambiar. Y la red de bases ACE podría crecer.

Puede que tenga que crecer más. Después de todo, China sigue construyendo cohetes.

David Axe

7 thoughts on “Anticipándose a la guerra con China, la Fuerza Aérea de EE. UU. se extiende por el Pacífico.

  • el 8 junio, 2021 a las 13:05
    Permalink

    800 bases o colonias, repartidas en multitud de países, unas cedidas de buena voluntad y otras cedidas a cambio de no ser arrasados, con un comportamiento típico de un individuo con prontuario criminal paseándose por la acera de tu casa, pero como se define a personas que escriben artículos en los que dan a entender que: el que tiene una flota enemiga paseándose frente a su casa es el agresor y el que pasea un flota de ataque es el agredido.
    En el mundo otan y sus “agentes de información” aunque lo correcto sería decir de ellos, tergiversadores.

    Respuesta
  • el 8 junio, 2021 a las 13:31
    Permalink

    No te niego que los yankees se comportan muchas veces como el abusón del patio, pero en este caso concreto, la política expansionista de China y como trata a sus vecinos deja mucho que desear. Son dos abusones peleando por ser el rey del patio.

    Respuesta
    • el 8 junio, 2021 a las 17:05
      Permalink

      Sí, son dos abusones, pero uno está en el patio de su casa y el otro a 9000 kms de su casa.

      Respuesta
    • el 8 junio, 2021 a las 22:28
      Permalink

      Si la política expansionista realmente fuera el factor principal para ti, serias anti yankee.
      Se odia a China por ser China, vamos a ser francos.

      Respuesta
      • el 9 junio, 2021 a las 04:27
        Permalink

        Lo mismo digo de china que hace en Venezuela or mencionar solo uno

        Respuesta
  • el 8 junio, 2021 a las 19:17
    Permalink

    La geopolítica es así, el mundo se ha empequeñecido y los intereses económicos y políticos priman sobre todo lo demás. Tampoco Rusia pintaba nada en Cuba (patio de los yankees), ya me dirás que se les pierde a los chinos en África o centro América, a los Iraníes en Venezuela,…
    No defiendo a los EEUU, solamente expongo que el mundo es un tablero de ajedrez donde cada potencia intenta defender o hacer valer sus intereses. No hay malos y buenos solo jugadores.

    Respuesta
  • el 9 junio, 2021 a las 09:50
    Permalink

    en un mundo globalizado cualquier región afecta a cualquier otro rincón del mundo, ya has visto la pandemia o el atasco en el Canal de Suez… si tengo que elegir entre EEUU y China elijo a EEUU, primero porque tienen misma religión y valores occidentales heredados de la civilización grecorromana y segundo porque es una democracia y no una dictadura como la China, donde machacan al que disiente de una manera implacable y tercero, ríete del salvaje capitalismo si los que toman el mando son los chinos… vas a trabajar como un chino, pero de verdad…

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com