La investigación sobre el portaaviones defectuoso Prince of Wales se centra en una empresa francesa.

La empresa francesa de defensa Thales y su subcontratista noruega Kongsberg están en el punto de mira del Gobierno, que busca una compensación -y un culpable- por los problemas de ingeniería que han dejado fuera de servicio al portaaviones Prince of Wales, valorado en 3.200 millones de libras.

Leer más